Páginas vistas en total

Sígueme vía email

PASABA

Bienvenidos


jueves, 7 de agosto de 2008

ACERCA DE LOS NOMBRES


ADVERTENCIA: Este escrito podría resultar ofensivo para algunos. No es esa mi intención, sino sólo reírme con un tema que me parece muy gracioso. Si toco la fibra sensible de algún conocido o si "festino" con el nombre de alguien... De antemano... mil disculpas.


Desde que empecé a escribir en el blog percibo que estoy pensando más tonteras que de costumbre…
Todo partió hoy en la mañana, cuando iba como todos los días corriendo a tropezones hacia mi querido metro para ir a trabajar y, como iba más tarde que de costumbre me encontré con los repartidores de diarios. En el camino leí un artículo cortito acerca de los nombres TOP 10 del 1° Semestre del 2008. No fue una sorpresa ver que en nombres femeninos “Sofía” lleva la delantera, siendo seguido por “Martina”, “Constanza”, “Catalina” y, en quinto lugar “Antonia”, que hace algunos años estuvo en pleno peak junto a Santiago. Al respecto puedo decir que, al menos sé de 4 parejitas de hermanos que se llaman “Antonia y Santiago”… Al parecer, en estos casos, “los productos no se venden por separado” o había una promoción “Dos por uno”… Lleve una Antonia y por el mismo precio le entregamos un Santiago o viceversa. En cuanto a los nombres masculinos, el que va ganando en popularidad es “Benjamín”, siendo seguido por “Martín”, “Vicente”, “Matías” y Joaquín”.

Al leer la lista, consideré que se trata de nombres normales y bonitos que posiblemente yo también elegiría en caso de tener que “nominar a un retoño”. Pero me pregunté... ¿Y dónde está la realidad que veo yo cada día?… ¿Dónde está publicado el ranking de los nombres pop?… Aquellos que destacan por ser una mixtura entre diferentes idiomas, que generalmente contienen en su pronunciación la “ye”, como “Jennifer” o “Yenifer”, “Yasmín”, “Jeannette” o simplemente “Yané”, “Jason” o “Yeison”, “Jimmy”, “Jordan” y el clásico “Jean Pol” o “Jean Pier”… Esos que marcan a quienes orgullosamente los llevan; tales como “Axel”, "Bayron” y “Bryan”, “Kevin”, “Yerko”, “Dinko”, y el ya clásico “Maicol”. En el caso de las mujeres encontramos a “Wendy”, “Cindy”, “Scarlet”, “Betsy” y “Estefany”.

Muchos niños han sido marcados por sus padres al recibir nombres de artistas o personas famosas. Revisando mis archivos mentales puedo recordar casos emblemáticos que me han contado, como el de “Tom Cruz” (excelente… Por Tom Cruise para el que todavía no lo nota), de un tal “Por” llamado así porque su padre era fanático de Los Beatles, especialmente de “Por Macarny”, “Biyor”, hija de una madre de estilo alternativo fanática de la cantante Björk, “Axel Rosas” quien tuvo la suerte de tener este apellido para que combinara con tan rockero nombre, “Washinton Dici”, obviamente porque sus padres querían darle una importancia capital, en fin… La lista es interminable…. Y acá en Chile comienzan a integrarse ya a la sociedad las “Yamnas”, “Mauras” y “Karenes Paolas”, como en tiempos pretéritos lo hicieron “Nize”, “Yamilet” y “Abigail”.

Pero definitivamente, lo más gracioso son las historias increíbles acerca del origen de un nombre. Esas historias que más bien parecen mito urbano, de las que hemos oído a través de diferentes fuentes, pero siempre es el amigo del amigo (que obviamente no miente) el testigo de la hazaña. Es así como a través de una amiga que tiene mucha gracia para contar las cosas, llegó a mis oídos la historia de “Iloveny” y “Usnavy”. Dos hermanas con nombres bastante particulares y exóticos. Al pedírseles la explicación acerca del origen de sus nombres, ellas contaron que fueron escogidos por su padre, quien los descubrió en un viaje a Estados Unidos. Entre tanto patiperreo pudo notar que estos nombres se repetían en afiches, poleras y gorros y, como los encontró lindos, decidió llamar así a sus hijas. Bien… Para quienes aun no hayan descubierto de dónde provienen... I LOVE NY (Yo amo New York) y US NAVY...

Yo no tengo mucho que hablar al respecto ya que mi abuelo, mi papá y mi hermano llevan el nombre de un Papa Romano desconocido para la mayoría de los mortales y bieeen raro. Pero ellos están felices y orgullosos de su nombre. Eso demuestra además que la actitud con que el nombre es portado determina también cómo los otros lleguen a considerarlo...

¡Que vivan los nombres pulentos!

miércoles, 6 de agosto de 2008

EL FENÓMENO "ABRAZO" (Instrucciones e implicancias)



El abrazo, es como un medicamento de rápida acción o, como dirían algunos, un bálsamo para el alma. Es un simple acto, que no requiere demasiada técnica en el que se puede entregar y, a la vez recibir afecto, comprensión, ánimo, energía, etc.

Tiene, en general, mayor significado e intensidad que una palabra, ya que con este solo gesto podemos transmitirle a una persona diferentes mensajes y sensaciones de manera simultánea; como por ejemplo, “te quiero”, “estoy orgulloso de ti”, “que gusto verte”, “felicitaciones”, “te entiendo”, “lo siento”, “te pasaste”, “no quiero separarme de ti”; en fin, tantos mensajes como tipos de abrazos existen.

El abrazo implica contacto físico, complicidad del alma e intercambio emocional. En ocasiones, puede incluso contribuir a la disminución de una dolencia física. ¿Han notado como a veces, cuando nos duele la cabeza nuestro malestar disminuye considerablemente si ponemos la palma de nuestra mano sobre la zona de la cabeza que nos mortifica? Es como si el dolor se transmitiera en parte a la mano, sin que ésta sufra, absorbiéndolo y aliviando un poco a la cabeza. Lo mismo ocurre cuando una persona brinda un abrazo a otra que está siendo aquejada por una dolencia física o emocional. El que ofrece su abrazo puede absorber algo de ese malestar, sin llegar a padecerlo, pero sí conectándose emocionalmente y coordinándose con sus sensaciones, pudiendo traspasarle a cambio amor, comprensión, energía y protección.

Yo los invito a que intenten abrazar a alguien con conciencia de lo que hacen; percibiendo momento a momento lo que sucede con ustedes y con el otro en el proceso, tanto física como emocionalmente... Y que lo disfruten.

Para quienes no saben bien como hacerlo, a continuación les entrego algunos “tips” e instrucciones simples para realizar un abrazo básico:

En primer lugar, es necesario que haya, al menos, dos personas dispuestas a abrazar y ser abrazados en determinado momento y lugar. Para llevar a cabo el abrazo, se utiliza principalmente la parte superior del cuerpo. Los hombros y los brazos son de gran ayuda y dan al proceso una mayor intensidad, no obstante, a falta de extremidades superiores, éstas pueden ser sustituidas por una mayor expresividad de la cabeza, el cuello y el pecho. El resto del cuerpo participa dependiendo de la tonalidad emotiva y de la intencionalidad del abrazo.


Para simplificar la descripción del procedimiento, se ejemplificará sólo el abrazo de a dos personas. Las mismas recomendaciones pueden ser utilizadas en el caso de los abrazos grupales, pero se recomienda calcular la orientación y los ángulos de acuerdo al espacio disponible para una mejor coordinación y acople de los participantes.

En primera instancia, tenemos dos personas frente a frente o lado a lado… En el primer caso, generalmente se utilizan ambos brazos y, en el segundo uno, aunque también es posible usar los dos, pero resulta un poco más incómodo. Se requiere inicialmente un acercamiento que puede terminar en un contacto cuerpo a cuerpo o no necesariamente. Se acercan los brazos hacia la otra persona en posición frontal o hacia los lados y se estiran hasta tocar a la persona y rodearla por encima o por debajo de sus brazos. Si el abrazo es coordinado, este proceso se da simultáneamente entre ambos hasta que los brazos se cierran en torno a la otra persona. Cuánto del cuerpo del otro alcancemos a rodear, depende fundamentalmente de cuan “sustancioso” sea nuestro compañero/a o, dicho en vulgar chileno, de cuántas cazuelas le falten o le sobren.

Y de ahí viene lo anexo, que es lo que otorga un matiz emocional y un sentido al acto. Esto es, apoyar la cabeza en el hombro del otro, un apretón, un leve contoneo, palmoteos “a lo mero macho”, caricias, besos, palabras, sobones en la espalda, giros, saltos, gritos, risas, etc. Si se está frente a frente y, en algunas ocasiones también en la posición “side by side” es posible percibir los latidos del corazón del abrazado/abrazante, condición que incide en una mayor coordinación e intimidad.

Nada malo debería resultar de un abrazo consciente y aceptado, a menos que alguno de los participantes se sobrepase o le otorgue un sentido inadecuado al gesto, en oposición a las intenciones del otro. Si se está en la misma frecuencia... Todo va a estar bien y, si no, un abrazo puede sintonizar a dos o más personas fácilmente.

En consecuencia, después de estas breves y útiles instrucciones, no queda más que practicar para ir perfeccionando la técnica, hacer de ésta una actividad frecuente y transformarnos en expertos del abrazo.

Un abrazo para todos los que lean este artículo...

martes, 5 de agosto de 2008

Y ahora vamos con el Metro...


La publicidad del metro no funciona… ¿Será que el doble sentido es muy abstracto para el chileno medio?... La foto de la niña con cara de “yo no mato una mosca” con un girasol entre las manos y que dice –Yo siempre doy la pasada-. El señor con cara de viejo verde que dice –Yo nunca me paso de la raya- mientras una morena y una rubia con minifalda lo miran con cara de “pseudo-deseo”. El prototípico nerd con anteojos que pone su “mejor cara” ante un escenario poco agradable (el metro repleto) y el hippie parecido a Marco Antonio Solís que se encuentra de pie al lado izquierdo de la escalera mientras el ejecutivo terneado y peinado a lo lengüetazo de vaca lo adelanta por la izquierda porque "time is money"… Definitivamente no sirven... El chileno sólo comprende el doble sentido de los chistes “cochinos”.

Tampoco son de utilidad los guardias contratistas de metro que nos dirigen la maniobra día a día gritándonos a través de un megáfono que más parece una corneta de cumpleaños amplificada. A través de este instrumento median su conversación con nosotros a pesar de que a veces se encuentren a menos de medio metro de distancia… -¡Deje bajar antes de subir!… ¡Detrás de la línea amarilla!… ¡No puede pasar por aquí!… ¡¡¡Tren corto!!!... ¡Avance por el pasillo!…- ¡Ufff!... Nulo derecho a decidir siquiera con qué pie comienzo a caminar.

Se dice, y muchas veces lo he pensado, que la idiosincrasia del chileno es especialmente despelotada. “Es la raza”, dicen algunos y la mayoría se ríe con gesto orgulloso sintiéndose “pillo” al no cumplir con las reglas básicas de orden, convivencia y/o probidad.

Como no somos capaces de autorregularnos necesitamos carteles que no leemos a conciencia y personajes que nos dan órdenes que no respetamos para crear la ilusión de que sabemos cómo comportarnos. El chileno es orgulloso de reconocer que hace todo a última hora… Se ríe y grita ¡Eeeeeh!cuando en las horas peak empuja para alcanzar a entrar al vagón del metro antes que los demás y ver si "agarra asiento"… Se queda parado al costado izquierdo de la escalera mecánica sin dejar pasar a los que van rápido para descansar el gordo trasero y mirar con la boca abierta a quienes suben por la escalera del lado… Traspasa la línea amarilla para ser el primero en entrar al metro… Cree que con ponerse de lado y dejar un pasadizo angosto para la gente que quiere salir cumple con el requisito de “deje bajar antes de subir”. El chileno piensa que las varas o pasamanos del metro son para apoyar su “humanidad” completa, sin importar cuántas manos aplaste… Incluso hubo una mujer que pensó que su utilidad era la de un caño de cabaret para hacer shows eróticos en horario de matinée. Muchos no se preocupan de mantener la higiene personal siquiera por respeto a quienes deben conservar una cercanía e intimidad forzada cada mañana y cada tarde con ellos, cultivando los más variados bouquet de hedores humanos. No son concientes de que lo que no huelen ellos, pueden olerlo los otros. No hay cuidado con las personas de menor estatura (ojo… los chicos también respiramos), no hay respeto por el anciano, por la mujer embarazada, por las madres que van con niños o con guaguas. Nadie recuerda que no es excitante tener una axila sobre la cabeza, que todos tenemos derecho a mantener cierta distancia mínima del otro, que no necesitamos respirar directamente las exhalaciones del que es más alto que uno… En fin. El chileno no sabe comportarse… ¡Y no es que yo no sea chilena!... reconozco plenamente mi origen y mi ciudadanía, pero creo que puedo ver un poco más allá de mi nariz e intentar mantener un comportamiento un poco más adecuado en función de hacer más llevaderos los viajes diarios hacia y desde el trabajo, para mí y para los demás.

¿Pero quiénes son en definitiva los que nos quieren enseñar?... ¿Los accionistas del metro?... ¿El gobierno?... ¡Con qué derecho intentan darnos cátedra quienes no son capaces de mantener un sistema de transporte eficiente y mínimamente digno!... Quienes han echado a perder uno de los pocos elementos tecnológicos de los que podíamos sentirnos orgullosos.

Los trenes se detienen en la mitad del túnel para dejar pasar al que viene en contra, las fallas eléctricas son pan de cada día, las frecuencias y el número de trenes no son suficientes por lo que en los horarios peak debemos hacernos parte de una procesión más larga que la de la Virgen del Carmen para poder llegar a subirnos al metro, la sanitización es insuficiente por lo que cada vagón se transforma en caldo de cultivo de todo tipo de virus y bacterias… Peor que un SAPU… El sistema de ventilación es horroroso, las escaleras mecánicas colapsan y se echan a perder día por medio, la mayoría de las estaciones no cuentan con acceso para minusválidos... Aunque no lo reconozcan, está clarísimo que por demostrar que el Metro se adapta a las necesidades de la ciudadanía y que el “glorioso Transantiago” funciona adecuadamente, se privilegia el rendimiento por sobre la calidad y el mantenimiento técnico y, posiblemente además la rotación de los choferes no está siendo adecuada…

El Metro chocó ayer… Hubo heridos… Hay inseguridad y temor en muchos de los usuarios… El Metro ya no es seguro… ¿Qué más tenemos que esperar para hacer algo al respecto?... ¿Cuándo los chilenos vamos a ser capaces de hacer valer nuestros derechos manifestándonos efectivamente y no como bándalos?... ¿Cuándo el Gobierno va a reconocer que todo esto ha sido un fatal error y va a dejar de inyectar recursos para reanimar a un sistema que agoniza?