Páginas vistas en total

Sígueme vía email

PASABA

Bienvenidos


jueves, 30 de diciembre de 2010

LOS MEJORES RITUALES PARA EL AÑO NUEVO


En estos días he escuchado a tanta gente decir –Ohhhh, encuentro increíble que ya hayamos llegado otra vez al año nuevo… ¡El 2010 se hizo tan corto!-.


Y yo no sé entonces en qué dimensión viví el 2010, porque este puto año si que se me ha hecho largo. Al margen de todas las tragedias y freakedades que nos hicieron famosos como shilenos en el resto del mundo, yo misma sobrellevé un año a la “chilean way” y apenas me puedo las patas para terminarlo.

Y, como quiero que este año me vaya bien, he estado revisando rituales para el año nuevo que aseguran un 2011 de lujo, así es que he decidido compartir estos datos con ustedes para que todos seamos felices y tengamos salud, dinero y amor. Vamos con los consejos...

Primero que todo, hay que darse la ducha de rigor. Tómense su tiempo que esto es largo…

Con jabón Popeye (o en su defecto, Sapolio) y piedra pomez, van a refregarse bien cada rincón del cuerpo pidiendo perdón en cada zona por los pecados cometidos. Por ejemplo:

Si robaste, te refriegas la mano hasta dejarla colorada (mejor si te haces una herida) mientras pides perdón por haber robado.

Si mentiste, haces gárgaras con sapolio o agua con jabón y cada vez que escupes pides perdón por haber mentido. Después te refriegas la piedra pómez en la lengua, cuidando de que te queden algunas papilas gustativas funcionando para disfrutar la posterior comida (si es que lo mereces).

Si fuiste lujurioso, te lavas cada parte pudenda y cada porción de tu cuerpo y luego refriegas con la piedra pómez mientras aprovechas de hacer tu depilado veraniego. Mientras, pides perdón por ser un/a caliente de mierrr…

Y así sucesivamente hasta terminar sus pecados. Yo, por mi parte, agradezco que el cerebro no pueda lavarse directamente porque con la cantidad de leseras que he pensado este año, terminaría con el cerebro lisito.

Estando listo este proceso, pasamos al doloroso jabonado con jabón de ruda para alejar las malas vibras. Este puede ser acompañado de alaridos de dolor, y de este modo estarías botando aun más energía negativa del año anterior. Luego te secas y te curas las heridas con povidona.
En el acicalamiento previo a la comida, hay que escoger la ropa interior. Aquellos que quieran atraer la alegría y el dinero deberán usar calzones o calzoncillos amarillos. Quienes deseen atraer el amor, deben utilizar los de color rojo y, si más tarde van a una fiesta y quieren ser el centro de atención del sexo opuesto, pueden ponérselos por fuera de los pantalones… Todos entenderán el mensaje. Los de los calzoncitos amarillos también pueden hacerlo, y no faltará quien les ponga una moneda de quina en la alcancía.

Luego, escriban todas las porquerías horribles que les pasaron este año en un papel, luego rómpanlo, escúpanlo, pisotéenlo con fuerza, salten sobre él con ira y quémenlo para que no vuelvan a pasar el 2011.

Antes de la medianoche, decoren su mesa con la mejor vajilla que tengan. Pongan velitas de todos colores, para el amor, el dinero, la salud, etc. Coman en paz y armonía, evitando las discusiones y las conversaciones acerca de problemas para no atraer las malas vibras. Les sugiero hablar de cosas que no tengan relación con nada conflictivo para no crear ninguna clase de polémica. Y si no son capaces de mantener la buena onda durante la comida quédense callados, no hablen ni una sola palabra y después de cada cucharada y mastique échenle una mirada sonriente a cada miembro de la mesa. Para que no se haga tan largo, pueden ir alternando una mirada por cada comensal en cada una de las cucharadas.

Luego de comer, apilen todo lo que van a necesitar a las doce o’clock en una esquina, ya que el minuto entre las 12:00 y las 12:01 es crucial para hacer todos los rituales que necesitamos para un buen año. Y adelanto que son hartos…

Para la prosperidad además, métanse una moneda en el zapato, un monedero rojo con 13 monedas doradas en el bolsillo y un billete donde les quepa.

Un anillito de oro en la copa del champaña, también para la riqueza… Que nunca es suficiente.

Pongan 12 uvas en cada copa y déjenla lista para que a las doce vayan comiéndolas de a una en la medida que piden deseos.

Tengan a mano una escalera para que este año vaya en ascenso y una escoba para barrer las malas vibras.

Y finalmente, una maleta para ir a dar la vuelta a la manzana y así tener viajes durante el año.

Ya, con todo esto estipulado, haremos un ensayo mental en tiempo real. A medida que vayan leyendo concienzudamente, imaginen que todo lo que está escrito les está ocurriendo. Esto será de mucha utilidad para practicar los tiempos y las modalidades en las que deben llevar a cabo las acciones.

Yyyyy… 10… 9… 8… 7… 6… 5… 4… 3… 2… 1… ¡Felíz año nuevo!... ¡Paaaaartieeeron!

Abraza primero a alguien del sexo opuesto, cómete una uva y pide un deseo… traga un poco de champaña… ¡Cresta!... te tragaste el anillo de oro que había adentro… Ahora agarra una cucharada de lentejas y mastica sin atragantarte… Pásalo con un poquito de champaña, total, ya te tragaste el anillo… No sigas abrazando que el tiempo se te va… y sube la escalera… Tírate para que sea más rápido… ¡Pero que merme! ¡te doblaste la pata!. Y trágate otra uva… pide otro deseo… agarra la escoba y barre de adentro para afuera de la puerta… Trágate otra uva y pide otra lesera… Toma la maleta y amárrate el mantel de capa para parecer super hueón/a dando la vuelta a la manzana con la maleta y una pata coja. Si vas con los churrines por fuera del pantalón, más superhueón vas a parecer… Trágate tres uvas y canjea un mega deseo por el precio de tres… Devúelvete que se te cayó la chauchera con las monedas… ¡No te agaches tanto!... Por la cresta se te rajaron los Chiteco… Corre que se te acaba el tiempo… Trágate cuatro granos más de uva y pide la huevá que se te ocurra… Sólo te quedan dos… ¡Sigue corriendo cojinova! Con un grano de uva pide ser más rápido para alcanzar a terminar de dar la vuelta y ocupa el último para pedir que lo de la pata sea solo un esguince. Y cueeeeek… Cagaste, se te acabó el tiempo y no alcanzaste a terminar tu vuelta… Con cueva este año viajas a Puente Alto… Respira… ¿Qué?... ¿Te dieron ganas de ir al baño?... Ahhh... Claro, la mezcla de lentejas y uva es muy digestiva. Buenísimo, así devuelves rápidamente el anillo que te tragaste a su dueña. Antes lávalo con el Sapolio que te quedó de la ducha.

Terminamos el ejercicio, ahora evaluemos… ¿Valdría la pena hacerlo? ¡Si parece una gincana de terror! Entonces, quizás no sea necesario hacer tanta tontera para tener un año 2011 deluxe. Tal vez baste con hacernos propósitos y ocuparnos de cumplirlos. Y, lo más importante, dar un abrazo apretado y con sentimiento a las personas con quienes elegimos estar en esta celebración y enviarle todo nuestro afecto a las personas que queremos y que hoy están lejos.

A todos mis amigos, familiares y a quienes me leen sin conocerme, gracias por todo y que tengan un MUY FELÍZ AÑO NUEVO.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

¿Matrimonio nudista?... Cinco razones acerca de por qué es una mala idea

Hace poco tiempo, en una animada conversación con un grupo de amigos nuevos, muy simpáticos y graciosos, salió al baile la típica pregunta de ¿Y ustedes piensan casarse?... Obviamente la pregunta no iba dirigida a mí (porque para casarse se requiere de una materia prima que yo no he encontrado en el mercado), sino a la pareja de anfitriones de aquel magno evento social.

Sin complicarse mucho, entre risas y miradas cómplices comenzaron a desviar la pregunta poniéndole un toque humorístico a la respuesta, hasta que él comenzó a fantasear con su fiesta de matrimonio diciendo… “Si yo me casara, haría un matrimonio onda… Todos en pelota”, y comenzó a describir cómo sería la fiesta con novios en pelota, invitados en pelota, etc. No creo que se hubiera tratado de un matrimonio por la iglesia, ya que sería bastante raro ver a un cura, sólo con la bandita esa que no sé cómo se llama, pero que cambia de color dependiendo del calendario eclesiástico, cubriendo su desnudez.

Y como yo tengo el don especial de convertir el diálogo en imágenes y crear una progresión de hechos con solo una idea, comencé inmediatamente a divagar acerca de cómo sería un matrimonio nudista, llegando a la conclusión de que no sería nada agradable. Y quiero argumentar a través de cinco razones aquella conclusión:

Primero; El novio y la novia en cutis:
Durante el tiempo que dure la ceremonia todos los invitados tendríamos como vista principal sus traseros. Para que esta vista no fuese indigna, ambos novios deberían tener la delicadeza de broncear, o al menos aplicar autobronceante en su cara posterior, además de ejercitar un poco para obtener algo de turgencia, de ese modo, la vista podría ser un poco más atractiva. Porque un popín pálido y alicaído puede terminar siendo un espectáculo más bien deprimente y, en un matrimonio la gente debe estar contenta y esperanzada de un futuro mejor.

Segundo; El arroz directo al human body:
La práctica de lanzar arroz a los novios al terminar la ceremonia tiene que ver con prosperidad y, si bien ahora último el arroz es substituido por pétalos de rosa, para el caso sería lo mismo. Dependiendo de la morfología de los novios y de la cantidad de cavidades y pliegues corporales que tengan, podrían pasar horas para que pudieran dejar de caer granitos de arroz o petalitos de rosa de sus cuerpos, condición que de una u otra forma los incomodaría físicamente.
Tercero; Los saludos, abrazos y felicitaciones piel con piel: ,
Que desagrado saludar en pelota, con abrazos y sobones a piel descubierta a alguien que uno encuentra particularmente no agraciado. Peor si uno se lo encuentra en la pista de baile, todo transpirado. Y ¡que nervios para un hombre, saludar de abrazo y beso en pelotis a una mujer atractiva!, porque eso sería casi una declaración factual de que “le pasan cositas con ella”. Peor aun, si su representante no distingue entre atractiva y no atractiva y se emociona con cualquier espécimen femenino. La integridad de aquel hombre podría verse en peligro debido a las malas interpretaciones que podría hacer la fémina.

Cuarto; Los cambios de mesa, de silla en silla:
Al momento de la fiesta uno no podría cambiarse de mesa para ir a saludar a los amigos con la libertad de siempre. Imagínense ir a la mesa del lado y sentarse a poto pelado en una silla que ya ha sido ocupada por otro sujeto o sujeta, también a poto pelado. ¿Quién le asegura a uno que esa persona es limpia y no tiene algún tipo de estreptobifiduscocus?... Habría que andar con un spray de cloro durante toda la fiesta para rociar en cada lugar en que uno se quiera sentar y, probablemente esto mismo pueda ser un factor de daño para la delicada piel de la zona.

Quinto; El baile en bolis:
¡O sea!... Mínimo un año de gimnasio, más masajes reductivos para que a uno no se le muevan las presas al bailar. Qué cosa más espantosa sentir como a uno se le mueven las cositas al bailar, ver al partner bailarín de uno, al tío del novio, a la abuelita de la novia y a los compañeros de pega con todas sus porciones meneándose, saltando y rebotando al ritmo de la misma canción. Peor aun si empiezan con canciones del tipo “cachete con cachete, pechito con pechito y ombligo con ombligo”, trencitos con “un pasito palante uh… un pasito pa atrás ah”, etc… La cosa sería fea, además de peligrosa.

En fin, creo que no es primera vez que escucho a alguien decir… “Mi matrimonio sería del tipo todos en pelota”... Como por hablar de algo divertido. Y, me da la sensación de que estos cinco argumentos pueden ser bastante convincentes para que esta idea no prospere en ninguna de las cabecitas de quienes han proferido este comentario. Probablemente, después de tener estas imágenes en su cabeza, ni siquiera ya puedan volver a decirlo como talla.

Si tienen ahora una leve sensación de “asquito”, me doy por pagada... HE CUMPLIDO CON MI OBJETIVO…

¡Que vivan los novios!... Y sus trajecitos

Nota: Se aceptan nuevos argumentos