Páginas vistas en total

Sígueme vía email

PASABA

Bienvenidos


jueves, 16 de agosto de 2012

LA NECESARIA REPRESIÓN


La represión es considerada como una acción o medida negativa por gran parte de la sociedad, sin embargo, hay ciertas instancias, situaciones o lugares en los que considero que prohibir es la única forma aparente de generar un ambiente en el que se respeten los espacios y libertades mínimas individuales, ya que la gente no demuestra tener criterio suficiente para mantener un comportamiento adecuado.

Hablo específicamente del Metro, un medio de transporte antaño rápido, cómodo y limpio que en la actualidad se ha transformado en una pesadilla. Cada vez es más difícil entrar y salir de los carros en las horas peak. La gente utiliza los asientos para personas con discapacidad, embarazadas y tercera edad sin ninguna vergüenza y sin cederlos cuando alguno de ellos sube al vagón.  Cuando se encuentra un poco más desocupado es posible ver cómo las bolas de pelo con tierra se movilizan a lo largo del tren, como las pelusas del desierto. Cada vez hay más detenciones entre estaciones, momentos en los que el tren se queda inmóvil con las puertas abiertas o cerradas en determinadas estaciones por largos minutos, inconvenientes, retrasos, accidentes, etc. Todo esto ha contribuido al aumento de las discusiones y peleas entre usuarios del metro, transformándose, los traslados subterráneos, en una verdadera odisea. Sin embargo, lo peor de todo, a mi parecer, son las costumbres de la gente que, en vez de facilitar la convivencia en este insufrible lugar con paciencia y respeto, pasa a llevar el espacio y los derechos del resto de los pasajeros.
Y ya que algunas personas son incapaces de auto-contenerse o gobernarse, parece ser necesario "tapizar" el metro de instrucciones y prohibiciones que acompañen el ya clásico "deje bajar antes de subir" y "no apoye las manos en la puerta".

Desde mi experiencia y desde otras que he escuchado por ahí, mi lista de prohibiciones para tapizar el metro sería la siguiente:

1. Prohibido pararse a esperar el metro en el espacio donde se abre la puerta del vagón (merecedor de multa y beca para cursar nuevamente tercero básico por no entender la instrucción elemental "deje bajar antes de subir").
2. Prohibido escuchar música sin audífonos (multa y patá en la raja si es reggeton).
3. Prohibido comer o llevar empanadas de pino dentro del metro.
4. Prohibido besuquearse con pasión y lengüeteos en el metro... Es incómodo estar al lado y no tener espacio para desviar la mirada y/o taparse los oídos.
5. Por supuesto, prohibidos los roces raros, los rallados de pintura, los punteos, los sobajeos y frotamientos de partes pudendas.
6. Prohibido ser una persona sin limitaciones y sentarse en el asiento preferencial (multa y combo en el hocico pal que más encima se hace el dormido).
7. Prohibido tirarse peos en el metro... Eso sí que denota una gran falta de conciencia social y me parece indignante.
8. Prohibido tomar alcohol en el metro (ya he visto personas tomando chela e incluso haciéndose ron colas en el metro).
9. Prohibido peinarse, limarse o cortarse las uñas, sacarse los mocos o cualquier otra actividad que implique la emanación y expulsión de desechos orgánicos personales (para eso está el baño de su casa).
10. Prohibido toser sin taparse la boca.
11. Prohibido agitar la cabeza vigorosamente de a un lado a otro con el pelo mojado rociando a los vecinos de vagón con las gotas provenientes de su cabello.
12. Prohibido subirse al metro sin haberse duchado, al menos una vez en el día.
13. Prohibido tirar pollos (escupitajos, esputos o gargajos) en la estación o en el tren.
14. Prohibido vender en el metro.
15. Prohibido hacer shows y pedir plata como en las micros.
16. Obvio que prohibido robar.
17. Prohibido no dar el asiento a embarazadas, ancianos y personas con dificultades para moverse.
18. Prohibido poner "el sobaco" sobre una persona de menor tamaño, principalmente si no está seguro/a de que éste huela como la axila de Bárbara Blade.
19. Prohibido tirar basura en las estaciones y al interior del tren.
20. Y, por supuesto, prohibido suicidarse en el metro o asesinar a otros.

En fin, creo que con estas prohibiciones ya podría sentirme más tranquila en mis viajes subterráneos. Si alguien quiere agregar alguna otra, bienvenida sea... Prontamente podemos hacer alguna marcha afuera de las estaciones de mayor afluencia, presentando nuestras demandas... Aunque, tal vez sería positivo prohibir las marchas en el metro, para no seguir retrasando los viajes... ¿O no?