Páginas vistas en total

Sígueme vía email

PASABA

Bienvenidos


domingo, 11 de diciembre de 2011

Acerca de la fe, los rituales y lo divino...


Dicen que "la fe mueve montañas", pero cuando la fe se deposita sobre una religión o un sistema de creencias, suele suceder que las personas se quedan sentadas deseando, decretando como héroes y heroínas de dibujo animado japonés y haciendo rituales en vez de orientarse hacia sus objetivos... 

¿Eso es bueno? ¿Eso es malo?... Depende del cristal con que se mire. Para mí, ello genera un afán "pedigüeño" y una atribución vacía y ciega de lo bueno y de lo malo a un ente o a circunstancias externas a nosotros mismos y nos hace perder tiempo y energía. Para otros, es el modo de conectarse con la divinidad y de hacer mágicamente que las cosas ocurran.

Sé que somos simples humanos, mortales y limitados y que probablemente no llegaremos a comprender el misterio de la divinidad y de la trascendencia, por eso no niego la existencia de Dios y me quedo incómodamente sentada en la silla del "no sé". Desde este espacio trabajo en pos de resolver la pregunta de quién soy, en esta vida que es la única que hoy sé, con certeza relativa, que tengo. 

Desde mi humilde visión, considero que hay rituales vacíos e inútiles que llevan a las personas a la obsesión por repetir tal o cual movimiento o frase para que suceda tal o cual cuestión; rituales que terminan por transformar a las personas en esclavas de su repetición. Pero muchos se sienten cómodos y seguros en esta compulsión. 

Acepto, por otra parte, que hay rituales hermosos que nos ayudan a establecer, de manera simbólica, una relación con aquello que queremos divinizar, a pesar de no saber, en lo concreto, si ellos tienen un efecto real fuera de lo que generan en nosotros mismos.  

Divinizamos, tal vez para no sentirnos solos, para dar un sentido a nuestras vidas a través de la esperanza de trascender o quizás porque en nuestra cualidad de humanos corruptos, ese es el único modo que tenemos de mantener el respeto por todo lo que existe, fuera de nosotros mismos, en el universo.