Páginas vistas en total

Sígueme vía email

PASABA

Bienvenidos


miércoles, 6 de agosto de 2008

EL FENÓMENO "ABRAZO" (Instrucciones e implicancias)



El abrazo, es como un medicamento de rápida acción o, como dirían algunos, un bálsamo para el alma. Es un simple acto, que no requiere demasiada técnica en el que se puede entregar y, a la vez recibir afecto, comprensión, ánimo, energía, etc.

Tiene, en general, mayor significado e intensidad que una palabra, ya que con este solo gesto podemos transmitirle a una persona diferentes mensajes y sensaciones de manera simultánea; como por ejemplo, “te quiero”, “estoy orgulloso de ti”, “que gusto verte”, “felicitaciones”, “te entiendo”, “lo siento”, “te pasaste”, “no quiero separarme de ti”; en fin, tantos mensajes como tipos de abrazos existen.

El abrazo implica contacto físico, complicidad del alma e intercambio emocional. En ocasiones, puede incluso contribuir a la disminución de una dolencia física. ¿Han notado como a veces, cuando nos duele la cabeza nuestro malestar disminuye considerablemente si ponemos la palma de nuestra mano sobre la zona de la cabeza que nos mortifica? Es como si el dolor se transmitiera en parte a la mano, sin que ésta sufra, absorbiéndolo y aliviando un poco a la cabeza. Lo mismo ocurre cuando una persona brinda un abrazo a otra que está siendo aquejada por una dolencia física o emocional. El que ofrece su abrazo puede absorber algo de ese malestar, sin llegar a padecerlo, pero sí conectándose emocionalmente y coordinándose con sus sensaciones, pudiendo traspasarle a cambio amor, comprensión, energía y protección.

Yo los invito a que intenten abrazar a alguien con conciencia de lo que hacen; percibiendo momento a momento lo que sucede con ustedes y con el otro en el proceso, tanto física como emocionalmente... Y que lo disfruten.

Para quienes no saben bien como hacerlo, a continuación les entrego algunos “tips” e instrucciones simples para realizar un abrazo básico:

En primer lugar, es necesario que haya, al menos, dos personas dispuestas a abrazar y ser abrazados en determinado momento y lugar. Para llevar a cabo el abrazo, se utiliza principalmente la parte superior del cuerpo. Los hombros y los brazos son de gran ayuda y dan al proceso una mayor intensidad, no obstante, a falta de extremidades superiores, éstas pueden ser sustituidas por una mayor expresividad de la cabeza, el cuello y el pecho. El resto del cuerpo participa dependiendo de la tonalidad emotiva y de la intencionalidad del abrazo.


Para simplificar la descripción del procedimiento, se ejemplificará sólo el abrazo de a dos personas. Las mismas recomendaciones pueden ser utilizadas en el caso de los abrazos grupales, pero se recomienda calcular la orientación y los ángulos de acuerdo al espacio disponible para una mejor coordinación y acople de los participantes.

En primera instancia, tenemos dos personas frente a frente o lado a lado… En el primer caso, generalmente se utilizan ambos brazos y, en el segundo uno, aunque también es posible usar los dos, pero resulta un poco más incómodo. Se requiere inicialmente un acercamiento que puede terminar en un contacto cuerpo a cuerpo o no necesariamente. Se acercan los brazos hacia la otra persona en posición frontal o hacia los lados y se estiran hasta tocar a la persona y rodearla por encima o por debajo de sus brazos. Si el abrazo es coordinado, este proceso se da simultáneamente entre ambos hasta que los brazos se cierran en torno a la otra persona. Cuánto del cuerpo del otro alcancemos a rodear, depende fundamentalmente de cuan “sustancioso” sea nuestro compañero/a o, dicho en vulgar chileno, de cuántas cazuelas le falten o le sobren.

Y de ahí viene lo anexo, que es lo que otorga un matiz emocional y un sentido al acto. Esto es, apoyar la cabeza en el hombro del otro, un apretón, un leve contoneo, palmoteos “a lo mero macho”, caricias, besos, palabras, sobones en la espalda, giros, saltos, gritos, risas, etc. Si se está frente a frente y, en algunas ocasiones también en la posición “side by side” es posible percibir los latidos del corazón del abrazado/abrazante, condición que incide en una mayor coordinación e intimidad.

Nada malo debería resultar de un abrazo consciente y aceptado, a menos que alguno de los participantes se sobrepase o le otorgue un sentido inadecuado al gesto, en oposición a las intenciones del otro. Si se está en la misma frecuencia... Todo va a estar bien y, si no, un abrazo puede sintonizar a dos o más personas fácilmente.

En consecuencia, después de estas breves y útiles instrucciones, no queda más que practicar para ir perfeccionando la técnica, hacer de ésta una actividad frecuente y transformarnos en expertos del abrazo.

Un abrazo para todos los que lean este artículo...

7 comentarios:

  1. Comadre...este tema de los abrazos me encanta y yo sumo otro tipo de abrazo al de pie y al de Side by Side.
    Tambien esta el abrazo de uno sobre el otro...donde no solo abrazas con los brazos pero tambien con las piernas....al menos las mujeres. Rico e igualmente sanador y no tiene que tener necesariamente una connotacion sexual.
    Besos y buen blog...

    ResponderEliminar
  2. ¡Toooda la razón!... Que rico que lo hayas leído y mil gracias por el aporte... un abrazote para tí!

    ResponderEliminar
  3. También se puede abrazar a una persona (mejor q sea mujer) por la espalda, aprisionarla con tus brazos, tomarle sus manitos y darle un besito en la mejilla... mucho mejor con su consentimiento.

    Saludos y felicitaciones por tu blog.

    ResponderEliminar
  4. quiero un abrazo
    de esos gordos
    eso

    rut!!!!

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja... Chico!!!... La próxima vez que te vea te llevo una copia de mi carnet

    ResponderEliminar
  6. quiero un abrazo a lo mero macho...y si quedo medio aturdida da igual!!!
    Jajajaja...un abrazo de Golda Blanda para tí amiguita!!!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar