Páginas vistas en total

Sígueme vía email

PASABA

Bienvenidos


viernes, 20 de marzo de 2009

FENÓMENOS DE LA... ¡HIP!... EBRIEDAD



“Ebrio”, “curao”, “curahuilla”, “borracho”, “embriagado”, “cocido” y “beodo” son algunos de los conceptos con los que se denomina a quienes suelen beber más de la cuenta. “Beodo” es una palabra muy interesante, principalmente debido a su origen. Se trata de una abreviación del castellano antiguo, en el cual, muchas palabras que ahora escribimos con “B”, se escribían con “V”. Beodo, para que ustedes sepan, es la abreviación de “veodoble”, palabra que, en su complejidad, grafica en gran medida uno de los síntomas más comunes de la embriaguez…

No es verdad… Si me creyeron… ¡Eso es confianza! (gracias).

¿Se han percatado alguna vez de la cantidad de cambios que ocurren a nivel físico, mental y emocional en el proceso de la embriaguez?...

Para hacer un análisis responsable y apegado a la realidad, he llevado a cabo una investigación en terreno, múltiples entrevistas semi-estructuradas y he recopilado información bibliográfica para hacer una descripción certera del proceso biopsicosocial por el que atraviesa una persona en la medida que se emborracha.

La reacción de las personas frente a la ingesta alcohólica varía notablemente, dependiendo de muchísimos factores; siendo uno de los más importantes la resistencia propia del sujeto, además de la cantidad de etil ingerida, el tipo de alcohol y la "mezcla". Sabido es, que mientras más variada es la ingesta, más rápido y destructivo es el proceso de alcoholización.

Algunos, luego de las primeras dosis, caen en un estado de somnolencia, ante el cual, deben tomar la difícil decisión de irse a dormir o seguir tomando impetuosamente hasta alcanzar el estado de euforia. Otros, inmediatamente comienzan a sentirse más alegres. El mundo se torna encantador, el carrete se percibe más entretenido y la gente se ve cada vez más linda… Una clásica relación, muy conocida por todos es “A mayor cantidad de piscolas… Más linda se vuelve la gente”

Es posible percibir con claridad, como comienzan a brotar los sentimientos de amistad profunda. Las personas, como por arte de magia, sienten la necesidad urgente de expresar a sus amigos cuánto los quieren y lo importantes que son en sus vidas. Se bloquean emociones como la vergüenza y es posible incluso declarar amor a otra persona o hacer comentarios que en otros contextos podrían parecer desubicados pero que, en aquel momento, para quien los expresa, parecen ser absolutamente acertados e incluso necesarios... Confesiones, piropos, perdonazos y todo aquello que en otro espacio uno no se atrevería a decir, comienza paulatinamente a tener cabida tras algunas copas. Obviamente, para no perder la seriedad y la credibilidad, siempre debe terminarse cada frase y cada acto con una aclaración  -“¡Pero no pensí que estoy curá/o!”.

Surge además, en muchas personas, una emotividad fisicoespiritual muy linda. Un deseo de unir las almas a través del cuerpo, emergiendo espontáneamente los abrazos sobajeados y otras muestras de afecto, a vecesacompañados de gritos de euforia, palmotazos o llantos, moqueos y más confesiones.

De pronto, en pleno éxtasis alcohólico se pierde la “propiocepción” y el esquema corporal se desdibuja. Parece que las piernas y los brazos se hicieran más largos, alterándose la capacidad de calcular la velocidad con que las extremidades se desplazan y volviéndose incapaces de estimar la distancia entre los objetos… En resumen, una torpeza extrema que lleva a botar cosas, prender cigarrillos al revés, tomar fuera del vaso o entregar generosamente ofrendas etílicas a la pachamama.

Cabe señalar, que el ebrio tiende a culpar a otros de sus acciones, no por mala voluntad, sino porque se vuelven extrasensorialmente perceptivos, siendo probablemente los únicos que alcanzan a notar todo aquello que sucede en otras dimensiones, imperceptibles para los sobrevalorados sobrios. Por eso reclaman preguntando quién se tomó su trago o quién les dió vuelta el cigarrillo. Ellos saben que, en esos ambientes hay una fuerte actividad paranormal. 

Luego viene la fatal primera visita a Orinoco. Fatal, porque luego de abrir la llave, ya no se puede volver a cerrar. El primer pipí es interminaaaaaaable… Y agotador, sobretodo para las mujeres, quienes luego de hacer una interminable fila, debemos adoptar una posición bastante complicada. La postura en sí ya es un poco degradante, pero además debemos ocuparnos de hacer equilibrio, mientras con una mano afirmamos la puerta, que suele no tener pestillo, y con la otra buscamos y cortamos el papel higiénico, mientras intentamos mantenernos firmes en nuestra tarea, orientando nuestro objetivo hacia la dirección exacta. En esos momentos agradezco ser una "multimujer" y haber aprendido desde chiquitita a caminar mascando chicle.

Cuando los baños son individuales, es imposible escapar de la mirada acusadora del otro yo en el espejo. Un fenómeno bastante inquietante... Tras el proceso del lavado de manos uno se mira al espejo, intentando reconocerse... Todos hemos pasado alguna vez por este trance; nos hemos mirado y tocado la cara, porque algo raro pasa... Es como si ese que está ahí no fuera uno mismo... Y tendemos a hablar con esa extraña imagen del espejo... A retarnos, a reírnos o a hacer muecas...Pero cuidado, porque el espejo de los baños puede ser un portal hacia otras dimensiones y, probablemente, de verdad ese no es uno, sino Alter-uno (ya les dije que los curahuillas están más expuestos a los fenómenos paranormales).

El retorno desde el baño al evento social suele ser complejo. La persona sale algo desorientada y como "pisando huevos", intentando mantener el equilibrio, mientras trata de enfocar al menos un ojo en su objetivo, mientras el otro viaja por el Universo. La articulación de las palabras es compleja y, para que la modulación resulte perfecta, el personaje alcoholizado adopta un elegante acento pronunciadísimo similar al "neutral" de los doblajes o, por el contrario, manda la pronunciación a la cumbre de la colina y se pone a hablar en "raro".

La fiesta continua y cada curahuilla asume su rol: El deshinibido, el bailarín, el conquistador, el desubicado, el "muerto", el todopoderoso, el chistosito, el florero, el llorón, etc. Quiero hacer especial mención al nunca bien ponderado "operador telefónico", presente en todas las fiestas. Ese que, una vez "puestecito", comienza a llamar por teléfono a sus amigos, amigas y ex pololas/os para saludar, para invitar al carrete, para preguntar qué están haciendo (a veces a las cinco de la mañana) para decirles que los quiere, para preguntar si lo/a quieren, etc.

Finalmente, tras múltiples copetes, confesiones, revelaciones, bailes exóticos y quién sabe qué más, el carrete llega a su fin. Viene el proceso de llegar a la casa, meter bien la llave, ponerse el pijama y acostarse... Que suena simple, pero puede ser una seguidilla de dificultades para un etilín.


Y tras las pesadillas asociadas generalmente con la "sed" viene el "despertar del día siguiente"... Mal...

Cerebro inflamado y palpitante o, por el contrario... Un cerebro compungido que se contrae avergonzado y se balancea dentro del cráneo chocando con las paredes a cada movimiento, acompañado de inestabilidad estomacal, en algunos casos.

Todo mal, hasta que sobrevienen los recuerdos y todo se vuele peor... -¡Por qué dije eso!- ¡Noooooooo... ¡Por qué hice eso!- Y comienzan los arrepentimientos que alimentan la caña moral y la depresión post-party que incita nuevamente a decir, como tantas otras veces...  “¡No tomo nunca más!”…  

12 comentarios:

  1. Excelente!!!
    Creo que alguna vez he pasado por cada una de esas situaciones antes mencionadas, jajaja, sobre todo el tema de las llaves y el celular...

    Tengo varias personas a quien recomendarles este articulo... Saludos, Maria Paz

    ResponderEliminar
  2. Hola María Paz... Que bueno que te haya gustado y te hayas visto en alguna de estas situaciones... ¡Espero que no en todas juntas!... Aunque uno siempre puede continuar superándose hasta lograrlo... jajaja... Invita a quienes quieras a visitar el Blog o a unirse al grupo "Yo leo PASABA" EN fACEBOOK. Para mí es un honor que cada vez más gente lo lea
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ahhh quien no ha estado en calidad de bulto o acarreador de bultos por el copete.... Como dice Homero "brindo por el alcohol, la solución y causa de todos los problemas de la vida"
    Consejo: no ahogues tus penas en copete ya que las weonas saben nadar.

    Por último me gustaría que hablemos de la condición post-copetistica con la que nos vivimos el día después.

    ResponderEliminar
  4. Hola Héctor... ¿Te rfieres a la caña y caña moral definida por MSS como depresión post-party?... Yo ya hice mi descripción... Te toca aportar con la tuya

    Un abrazote grandotote

    ResponderEliminar
  5. muy bueno, me maté de la risa, todo es cierto, sobre todo lo del baño, es toda una odisea tratar de ir al wc y después volver a la mesa, que horrorsss!! sobre todo para que los otros no se den cuenta de lo copetea que está uno y pasar piola, jajaja, pero no se logra para nada, jajaja, al menos no me baja la melancolía, todo lo contrario, jajaja

    ResponderEliminar
  6. jajjajajjaja demasaido bueno me trae malos recuerdos a algunos momentos pasados jajjajajja te falto la frase tipica del dia despues, "parece que comi algo que me cayo mal"jajajjajaja o me agarro el aire jajjajja cuidate mucho besos

    ResponderEliminar
  7. la de arriba soy yo tu primita mas linda jajjaja la maite es q me pillo la tecnologia jajajjaj

    ResponderEliminar
  8. Maaaaite!!!... Jajajaja... Con tu mail eliges un nombre de usuario... jajaja... Pavete como la prima que escribe... Es cierto... Si te cachan mal en la pega o en la casa... Chuuuucha... es que parece que comí algo que me cayó mal... Por eso llamaba tanto a Guajardo... jajaja... Por algo somos familia ;)

    ResponderEliminar
  9. Oh Margot!!.. Mi guata, jaja.
    Parece que abarcaste casi todos los escenarios del proceso chupistico, jaja. En más de alguno me he visto involucrado.
    Lo de las minas en el baño ya me lo había comentado una amiga con anterioridad. De verda que joder que les toca peluo a ustedes todo lo que significa ir al baño. Vaya aventura. Ni hablar si les suena el celular en el acto. Con razón siempre van juntas al baño.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. ¿Viste Nelson?... Ahí está la razón... Vamos juntas al baño porque efectivamente necesitamos compañía, apoyo, ayuda logística, protección y alguien con quien conversar durante los largos y, a veces inaguantables minutos que dura la fila...

    Un abrazo a todos y gracias por sus comentarios

    ResponderEliminar
  11. Pauli, ese artículo me llega, es como si lo hubieses escrito para mi.
    jajajaja debo admitir que he sido la "curahuilla" de algunos carretes.
    He pasado por casi todas esas situaciones excepto el de nostalia y llantos.-

    Ohhhh! el del espejo es una experiencia aterradora, es como que te ves de una manera distinta, las veces que yo me he visto me parace una imagen horrible de mi misma y eso que yo me encuentro hermosa.-

    Me encantan tus artículos prima.
    espero que te pases por mi Blog, yo escribo poesía y derrente cuentos......todos sacados de mis experiencias y sentimientos.

    Bye

    Vale.

    www.lhatuto.bligoo.com ( ese es )

    ResponderEliminar
  12. Hola Primita:

    Ha sido una gran sorpresa tenerte pasando por acá... ¡Pero hubiera esperado que comentaras cualquiera de mis artículos menos este!... Debo estar muy vieja... Aun te recuerdo como una niñita linda, amorosa e inteligente... No sé si te acuerdas que cuando eras chiquitita fuiste mi modelo para algunos trabajos de psicología infantil... Yo te decía que íbamos a jugar a la periodista y tú ibas a ser mi entrevistada y las dos lo pasábamos muy bien. Claro que voy a visitar tu Blog, me parece maravilloso que también escribas... Es un pasatiempos muy bonito y entretenido. Yo a tu edad también escribía poesía, aun las tengo guardadas. La adolescencia es un muy buen momento para escribir poesía porque las emociones están a flor de piel y son muy auténticas.
    Te mando un gran abrazo y espero que sigamos compartiendo estas instancias

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bienvenidos...