Páginas vistas en total

Sígueme vía email

PASABA

Bienvenidos


viernes, 5 de septiembre de 2008

D - GENERACIÓN 3.0 "Reloaded"



30 años (que fuerte suena cuando uno lo pronuncia)… La edad que nunca imaginé alcanzar cuando recién cumplía 10 y en la que me visualizaba como una “adulta hecha y derecha” cuando tenía 20.

Claro está que al evaluarme puedo decir que he logrado algunas de las metas que me propuse a los 18; en lo académico, profesional y personal. He sido semi-fiel a mis principios y me he mantenido en el camino que he considerado correcto, a pesar de tener que tomar algunas desviaciones en la vía que han aplazado mi llegada a la meta… Bastante en realidad. Tampoco puedo negar que la adultez me aflora con naturalidad en el ámbito laboral (exceptuando las horas de almuerzo y las “pausas saludables del café") sin forzarlo.

Pero al hacer una revisión a conciencia de mi persona y mis circunstancias, no puedo dejar de preguntarme -¿Qué pasó en el camino?... ¿Cómo he llegado a transformarme en un híbrido exótico mezcla de adulto joven y adolescente tardío?

Evidencias al respecto:

Aun soy hija canguro, todavía me gusta la música que disfrutaba a los 17 y, debo confesar que obtengo placer al escuchar algunos grupos que causan furor en las generaciones emo-rockeras y hip-hoperas actuales. Todavía salgo más a bailar con mis amigas que a comer y ver “pelis”. No he logrado cambiar las zapatillas por tacos, ni los jeans por pantalones “de vestir” (como si los jeans no “vistieran”) y uso más mochila y banano que cartera. Me movilizo en transanfiasco y los fines de semana uso el auto de mi mamá. Gano poco y no tengo nada propio más que mi preciado notebook que, en general cumple las funciones de un computador normal, porque resulta muy incómodo acarrearlo en micro. Sigo en busca de mi destino profesional y personal… No tengo marido, hijos, pololo ni proyecto de familia y nunca he estado en situación de tener que pensar en serio si quiero eso para mí.

Los lugares a los que voy se llenan de cabros chicos y después de mucho tiempo de quejas acerca de esta “plaga” que lo invade todo, he empezado a preguntarme si no seré yo la que tiene que empezar a “guardarse” los fines de semana. Porque con mis amigas hemos descubierto hace ya un tiempo, que la gente soltera de la edad “di una” carretea Miércoles y Jueves y los fines de semana planifican panoramas “relajados”… Eso es lo normal y esperable… Pero que horrible es tener que levantarse a las seis de la mañana de un día Jueves después de haber carreteado el Miércoles como si la noche fuese eterna y el mundo se fuera a acabar, sabiendo que aun quedan dos días completos que sobrevivir antes de llegar arrastrándose al momento post pega del Viernes.

En fin, estando a las puertas de los 30, a días de empezar a vivir los primeros minutos de mi cuarta década (porque pal que todavía no lo ha pensado, cuando uno cumple treinta ya vivió la tercera década y empieza la cuarta), son muchas las cosas que vienen a mi mente; cosas como por ejemplo; ¿Por qué nacemos?... ¿de dónde venimos y hacia dónde vamos?... ¿Por qué los M&M son de diferentes colores si todos tienen el mismo sabor? y ¿Por qué prefiero los verdes, los amarillos y los azules antes que los blancos y los café?... Y veo como el “proyecto mujer adulta” ha quedado rezagado a la extraña condición de “Pasaba 3.0 reloaded”.

Luego de darle vueltas y más vueltas… He decidido tomarlo con calma, principalmente porque aun hay gente a mi alrededor que comparte, al menos en cierta medida mi realidad y con quienes sigo disfrutando excelentes momentos de "adultezjovenpseudoadolescenciatardía".

Pero debo confesar finalmente que tengo un gran temor de llegar a transformarme en la mítica y nunca bien ponderada “tía de las calugas”… Pero de lo que tengo absoluta claridad es que nunca jamás en la vida voy a llegar a ser la “vieja caliente curá” que sigue yendo sola o con las amigas a bailar a lugares plenos de frescor de juventud, bronceada, un poco arrugada, platinada, apreté, con mega escote y chasquilla con brushing… ¡Antes muerta que indigna!

¡Vivan los últimos días de mis veinti!… ¡Y sean bienvenidos los treinti!

3 comentarios:

  1. Mmmm... lo único que puedo decir es sobre los M&M: todos saben igual pero a mi me gusta comerlos por color, no mezclar... será otra de las características de mi ya ultra conocida personalidad???

    Bueno, y acerca de los 30... no debe ser tan terrible si ya mucha gente pasó por eso, y con mucho menos trauma que la pubertad.

    Saludos Pauli y muchas felicidades y éxito en tu nuevo año de vida.

    ResponderEliminar
  2. buenísimo1, es la pura y SANTA realidad..adoro cumplir años y ya en los 30 me siento mejor que nunca ...voy como el vino jaja.
    y concuerdo contigo "Antes muerta que indigna mona!
    un besito Pauli
    Yoli

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bienvenidos...